ayuno

Es privarse de disfrutar el placer de comer sin dejar de alimentarse: no comer las golosinas preferidas, las carnes como me gustan, aquel plato tan rico que me hace mamá… Se trata de una práctica heredada de la tradición judía mediante la cual se disciplina al cuerpo para acceder mejor a la purificación espiritual; dicho en cristiano: facilitar la intimidad con Dios.
¿Y quien tiene hambre?¿quien casi nunca se puede dar un gusto, quien tiene que “arañar” para buscar el pan diario como muchos en Cuba? Pues siempre tiene algo de qué privarse,…, siempre. Además, el hecho de vivir con dificultades, aunque estas no son para nada deseadas por Dios, son una oportunidad especial de vivir cerca del Él, lo cual a su vez te facilita el cambio.
¡Aprovecha esta Cuaresma!

Persuadir a Dios

Estamos hechos con los mismos materiales que el resto del mundo, sufrimos los mismos desastres y compartimos las mismas maravillas: el terremoto y el arcoíris, la lluvia y la sequía, la inundación y la hierba mojada en primavera…
La buena noticia es que podemos hacer edificios antisísmicos, saber que viene un tsunami, plantar los árboles que cortamos, sanar a los enfermos y persuadir a Dios… Sí, persuadirlo: podemos involucrarlo en nuestros proyectos, contar con su ayuda, y sobre todo con su amistad. Su ayuda es incondicional  y bajo cualquier circunstancia, siempre que trabajemos para bien.
¡Pidan y se les dará! Leer más

Hazte un favor: perdona

¡El que la hace la paga!… ¡A ese que lo perdone Dios, conmigo las perdió todas!… ¡Esa es tremenda hijae…, la veo y me hierve la sangre!…
¿Quién no se ha visto en esta situación en algún momento? Siempre hay quien nos hace mal, sin razón, siempre hay quien se gana nuestro odio.
Pero sucede que tales rencores son como espinas que tenemos clavadas en el corazón y que a cada rato duelen. Los odios son como cargas pesadas que arrastramos por la vida, y que sufrimos mientras el odiado o la odiada, andan tranquilamente por la calle, tal vez, sin acordarse de uno, sin importarle lo que nos han hecho, sin que les pese nuestro odio. Leer más

Felicidades por tu amor

Felicidades por tu amor, por ese o esa que te hace volar fuera de este mundo, quien te da una razón especial para vivir, y a quien quieres tener al lado siempre.
Tal vez hoy para ti es sólo un día de esperanza, en que pides a Dios encontrar al fin un amor para vivir.
Tal vez este día es triste, porque lloras una pérdida, o lamentas un error.
Como quiera que sea, el amor de pareja es un regalo de Dios, en él puedes realizarte para toda tu vida, y si se te ha ido, puede que haya una segunda oportunidad.
Yo doy gracias a Dios por mi amada, y por mi amor, que como buen amor, es el más grande del mundo.

Palma

Ahí estás,
sola,
esbelta, firme, flexible: real
verde blanca, esperanza y paz.
Lluvia, sequía, frío o calor
son para tí sólo estaciones;
tala, cultivo,brisa o ciclón, accidentes.
Tú, simplemente, estás
y te das completa:
desde la raíz que cura
hasta el guano bendito del Domingo de Ramos.
Gracias por estar, simplemente,
como los que aun estamos,
en la Patria.

¿Vives?

¿Le das un beso a tus hijos todos los días?

¿les dices que les quieres?

¿Tienes un detalle frecuente con tu pareja?

¿le hablas de amor, del cielo y el mar…?

¿están contentos contigo los que te rodean?

¿te extrañan los de tu comunidad cuando estás lejos?

¿disfrutas la buena música?

¿admiras el sonido del mar y el canto de los pájaros?

¿llamas a tus amigos?

¿trabajas por un sueño?

Mi combate…, mi carrera

“He combatido bien mi combate, he corrido bien mi carrera”, escribe San Pablo a su amigo al final de su vida. Pablo desarrollo una intensa labor misionera, enseñó a mucha gente sobre Cristo, fundó comunidades, escribió, y al final, terminó preso y condenado a muerte por los enemigos de la fe.
Cuando leí hoy el pasaje me he preguntado si yo corro y combato bien lo que a me toca: mi familia, mi trabajo, el anuncio que hago de mi experiencia de fe, el ayudar en algo a que Cuba sea mejor. ¡Difícil combate!¡Larga carrera!  Sólo puedo con la ayuda de Dios.
Es bueno tener claro lo que uno quiere hacer en la vida: el combate, y la manera en que lo va a hacer: la carrera. El saberlo ayuda a no perderse, permite ser más libre frente a las múltiples disyuntivas de la vida.
¿Y tú qué dices de tu combate y tu carrera?