Cristo Rey

Cristo Rey, imagen de 33 metros de altura, venerada en el noroeste de Polonia.

Nada me puede separar del amor de Cristo, aun cuando no lo conozca (Rom 8,1-ss). ¡Qué gratificante verdad! Por eso vale la pena que lo tengamos a Él como rey, porque su autoridad se base en el amor incondicional. Las primeras consecuencias de este Amor son la libertad y la responsabilidad: dos valores a los que la gente suele temerle mucho. Leer más

¡Viva la Virgen de la Caridad!, ya vienen los mariachis…

El pasado 8 de septiembre me levanté muy temprano para participar en la jornada de la aurora en la Basílica Menor de la Caridad del Cobre, Santuario Diocesano de Occidente ubicado en Centro Habana, era su día patronal; y, lo que entonces viví, no puedo dejar de testimoniarlo. No me imaginé que pudiera manifestarse el abarrote de personas que me encontré allí a horas tan tempranas de la mañana en el siempre concurrido santuario habanero del barrio de Los Sitios, en donde hace ya más de cien años, por una de esas coincidencias históricas que hermanan a los pueblos, se veneran a la Patrona de Cuba en su advocación de la Virgen de la Caridad junto a la Patrona de México en su advocación de la Virgen de Guadalupe. Leer más

Un grito por la Paz

por Félix Sautie Mederos
Tristemente de nuevo el mundo se mueve hacia una guerra generalizada; el peligro es tan inminente como lo fue en octubre de 1962 cuando se produjo la denominada Crisis de Octubre. El escenario principal en aquella oportunidad se focalizó en Cuba en donde estaban emplazados cohetes soviéticos con ojivas nucleares. En esta ocasión se concentra en el Medio Oriente con Siria en el epicentro de lo que podría ser una devastadora guerra, con posibilidades de arrasar con la humanidad, porque en aquella zona y en sus latitudes cercanas hay conflictos bélicos en pleno desarrollo y están concentrados efectivos militares con cargas nucleares que podrían convertir en un juego de niños menores de 5 años a la Crisis de Octubre en Cuba, con todo lo que entonces significó. Leer más

Por María mi amor y mi confianza supremas. mayo 2013

Cada vez que el calendario regresa al mes de mayo, que en el hemisferio Occidental es conocido como el mes de las flores, muchos creyentes cristianos y sincréticos recordamos a María, la Madre de Jesús de Nazaret, una jovencita de una perdida aldea del Israel que en el tiempo bíblico asumió con una entereza y un valor extraordinario la encomienda del Espíritu de Dios de ser la Madre del Mesías anunciado. Y yo no puedo dejar de escribir mis emociones y sentimientos al respecto porque soy y seré cristiano hasta el final de mis días terrenales. Soy pues mariano de corazón, de sentimientos, de convicción, así me forjaron mis profesores maristas en mis primeros años de vida y así continuaré siempre. Cada mes de mayo me regocijo por María y se lo expreso a mis lectores y a todos los que me rodean. En este mes de las flores me uno de corazón, sentimientos y vida a las expresiones de amor, confianza y fe de nuestros pueblos que la privilegian y la tienen como su recurso sublime a través de sus muy diversas advocaciones, que dan impulso para continuar adelante en el peregrinaje por el mundo desde nuestro nacimiento hasta el viaje final a la “Casa que no se acaba” en donde nos espera a todos el Padre Celestial, incluso a los que no creen en Él y lo reniegan. Viva pues Cachita, viva Lupita, viva la Virgen María en definitiva. Así lo siento, así lo expreso porque es mi derecho a plantearlo, con mis respetos para quienes piensen distinto.

2011: De nuevo un adviento de incertidumbres y esperanzas

Crónicas cubanas
Con la pasada celebración en todos los templos católicos del mundo de la Fiesta de Cristo Rey, se culminó el tiempo litúrgico ordinario para dar comienzo al Adviento, etapa del calendario cristiano que ejerce sobre mi espiritualidad una fascinación muy especial e intensa que cada año no puedo dejar de manifestarla en la medida de las posibilidades a mi alcance. El Adviento es signo de una espera esperanzadora como diría don Pedro Casaldáliga, Obispo emérito de Sao Félix do Araguaia en el Matto Grosso brasileño, porque el Adviento es el anuncio de la venida al mundo de Jesús, el de Nazaret, con la buena nueva de la redención de los seres humanos y del cambio total de la filosofía de los odios, los rencores y las guerras por la del amor al prójimo como a uno mismo. Aunque haya quienes se afanan en negarlo e ignorarlo, la prédica de Jesús durante su paso por el mundo ha sido el más importante acontecimiento recogido por la Historia de la humanidad que marcó un antes y un después. Hay quienes plantean eufemísticamente antes o después de nuestra Era para no mencionar a Cristo, pero en su esencia intrínseca es antes o después de Cristo, aunque mucho les preocupe o les moleste. Leer más

El Protagonismo

Crónicas cubanas
Félix Sautié Mederos
La búsqueda indiscriminada del protagonismo ha devenido una frecuente acusación que algunos en uso de su propio protagonismo, profieren desde las cúspides de la sociedad a quienes piensan distinto a lo oficialmente establecido. Este es un complejo problema sociológico de fondo, que tiene implicaciones muy concretas en el mantenimiento de una determinada gobernabilidad. En algunas ocasiones muy específicas también he sido víctima de esos planteamientos y ello me ha puesto a pensar mucho sobre estos asuntos en los momentos difíciles que estamos atravesando. Leer más

ayuno

Es privarse de disfrutar el placer de comer sin dejar de alimentarse: no comer las golosinas preferidas, las carnes como me gustan, aquel plato tan rico que me hace mamá… Se trata de una práctica heredada de la tradición judía mediante la cual se disciplina al cuerpo para acceder mejor a la purificación espiritual; dicho en cristiano: facilitar la intimidad con Dios.
¿Y quien tiene hambre?¿quien casi nunca se puede dar un gusto, quien tiene que «arañar» para buscar el pan diario como muchos en Cuba? Pues siempre tiene algo de qué privarse,…, siempre. Además, el hecho de vivir con dificultades, aunque estas no son para nada deseadas por Dios, son una oportunidad especial de vivir cerca del Él, lo cual a su vez te facilita el cambio.
¡Aprovecha esta Cuaresma!

Limpiar la casa

¡Qué bueno limpar la casa! Botar los trastos y la basura, lustrar los rincones, cambiar los muebles, limpiar las ventanas, sacudir el techo,…, y luego sentarte a comer con tu familia escuchando buena música.
Tal limpieza no puede hacerse todos los días, pero debe hacerse al menos una vez al año.
Eso es lo que sucede en la Cuaresma, desde los primeros siglos del cristianismo, son 40 días de «limpieza» interior y comunitaria que van desde el miércoles de ceniza hasta el primer jueves de luna llena de primavera, momento en que se celebra la última cena de Jesucristo con sus discípulos: la Misa.
La oración, el ayuno, la penitencia, la asistencia a las celebraciones de esta época del año, permiten que el Domingo de Resurrección, nos sentemos en la mesa familiar de la comunidad a comer y beber en abundancia el banquete precioso de Cristo.