ayuno

Es privarse de disfrutar el placer de comer sin dejar de alimentarse: no comer las golosinas preferidas, las carnes como me gustan, aquel plato tan rico que me hace mamá… Se trata de una práctica heredada de la tradición judía mediante la cual se disciplina al cuerpo para acceder mejor a la purificación espiritual; dicho en cristiano: facilitar la intimidad con Dios.
¿Y quien tiene hambre?¿quien casi nunca se puede dar un gusto, quien tiene que “arañar” para buscar el pan diario como muchos en Cuba? Pues siempre tiene algo de qué privarse,…, siempre. Además, el hecho de vivir con dificultades, aunque estas no son para nada deseadas por Dios, son una oportunidad especial de vivir cerca del Él, lo cual a su vez te facilita el cambio.
¡Aprovecha esta Cuaresma!

Limpiar la casa

¡Qué bueno limpar la casa! Botar los trastos y la basura, lustrar los rincones, cambiar los muebles, limpiar las ventanas, sacudir el techo,…, y luego sentarte a comer con tu familia escuchando buena música.
Tal limpieza no puede hacerse todos los días, pero debe hacerse al menos una vez al año.
Eso es lo que sucede en la Cuaresma, desde los primeros siglos del cristianismo, son 40 días de “limpieza” interior y comunitaria que van desde el miércoles de ceniza hasta el primer jueves de luna llena de primavera, momento en que se celebra la última cena de Jesucristo con sus discípulos: la Misa.
La oración, el ayuno, la penitencia, la asistencia a las celebraciones de esta época del año, permiten que el Domingo de Resurrección, nos sentemos en la mesa familiar de la comunidad a comer y beber en abundancia el banquete precioso de Cristo.

Persuadir a Dios

Estamos hechos con los mismos materiales que el resto del mundo, sufrimos los mismos desastres y compartimos las mismas maravillas: el terremoto y el arcoíris, la lluvia y la sequía, la inundación y la hierba mojada en primavera…
La buena noticia es que podemos hacer edificios antisísmicos, saber que viene un tsunami, plantar los árboles que cortamos, sanar a los enfermos y persuadir a Dios… Sí, persuadirlo: podemos involucrarlo en nuestros proyectos, contar con su ayuda, y sobre todo con su amistad. Su ayuda es incondicional  y bajo cualquier circunstancia, siempre que trabajemos para bien.
¡Pidan y se les dará! Leer más

Hazte un favor: perdona

¡El que la hace la paga!… ¡A ese que lo perdone Dios, conmigo las perdió todas!… ¡Esa es tremenda hijae…, la veo y me hierve la sangre!…
¿Quién no se ha visto en esta situación en algún momento? Siempre hay quien nos hace mal, sin razón, siempre hay quien se gana nuestro odio.
Pero sucede que tales rencores son como espinas que tenemos clavadas en el corazón y que a cada rato duelen. Los odios son como cargas pesadas que arrastramos por la vida, y que sufrimos mientras el odiado o la odiada, andan tranquilamente por la calle, tal vez, sin acordarse de uno, sin importarle lo que nos han hecho, sin que les pese nuestro odio. Leer más

homenaje

Maestro:
no creo que hayamos estado los cubanos a la altura de tu sacrificio y de tus sueños. Casi nunca se lo está de los hombres de tu taya. No obstante quiero hoy rendirte un homenaje, aspirando a dar un paso más en el difícil y redentor camino que tú recorriste:aspirando a ser un servidor de mi pueblo, un hacedor de puentes, un constructor de nuevas realidades.

Vamos a Belén

Me preparo a la Navidad.
El viento frío y seco, la liturgia de este tiempo al que la Iglesia llama Adviento, y esa alegría gratuita que mis padres me sembraron en esta época, van preparando mi espíritu a celebrar el Nacimiento de Cristo.
Él es mi alegría y mi sostén, Él completa y hace plenas mis otras alegrías: mis niñas, mi esposa, mis viejos, mi comunidad, mis amigos,…, Cuba.
Cuba no se ve contenta, no veo ambiente de alegrí­a y esperanza, sí de incertidumbres y carencias… ¡Qué reto! ¿Como contagiar  mi alegría? ¿Cómo decir que Cuba es una de mis alegrías en un ambiente de desaliento y desarraigo?
¡Preguntaré a mis padres! Lo lograron en tiempos igualmente duros, en los que era aun más difícil que hoy dar signos visibles y creíbles.
¡Cristo también nace en Cuba!¡En el Belén de tu corazón!¡En el corazón de este pueblo capaz, y necesitado!
¡Vamos a Belén!