Dichoso

Las lecturas de hoy fueron escogidas para mí. ¡Dichoso el hombre que pone su confianza en el Señor! Dichoso el que trata de andar los caminos de la humildad… Así me siento hoy, a pesar de que no he buscado a Dios todo lo que debiera, y no le he seguido tan bien como debiera, para ser aun más feliz…¡Gacias Señor!

Librarte de tus cadenas

“Contempla el poder de tu Rey Jerusalén, mira, tu Salvador ha venido a librarte de tus cadenas” (Liturgia de las Horas).
¿Cuáles son mis cadenas? ¿En qué hombre que se creen Dioses, o en qué objetos que parecen vivos, he puesto yo mi confianza?
Cristo, que nació en Belén, es el único que puede librarte de tus cadenas: tus limitaciones, tus heridas, el desamor en tu familia o en tu grupo, la injusticia social… Mira a tu alrededor. Él ya está trabajando para tí.