La voz en el desierto

Juan el Bautista contó a cuanta gente pudo, la experiencia de Dios que había vivido con Jesús. Algunos le hicieron caso e iniciaron un camino de conversión, otros ni se enteraron,  y los más poderosos se las agenciaron para matarlo.
Fue la voz que gritó donde nadie oye: el desierto, y hoy lo veneramos y tenemos como ejemplo millones de personas de varias religiones y fraternidades. Juan es una muestra de la eficacia de la verdad bien dicha aunque se “elimine” al que la dice: Él no era la verdad, pero supo señalar a Quien que sí lo es, todo un ejemplo para nosotros.

Articulos relacionados

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.