Sergio Lazaro

El Protagonismo

Crónicas cubanas
Félix Sautié Mederos
La búsqueda indiscriminada del protagonismo ha devenido una frecuente acusación que algunos en uso de su propio protagonismo, profieren desde las cúspides de la sociedad a quienes piensan distinto a lo oficialmente establecido. Este es un complejo problema sociológico de fondo, que tiene implicaciones muy concretas en el mantenimiento de una determinada gobernabilidad. En algunas ocasiones muy específicas también he sido víctima de esos planteamientos y ello me ha puesto a pensar mucho sobre estos asuntos en los momentos difíciles que estamos atravesando.
Oír los más disímiles sentimientos que cotidianamente se crean dentro de la población y tomarlos muy en cuenta es una necesidad básica para lograr el equilibrio favorable de la gobernabilidad dentro de los estados modernos contemporáneos. Pero parece que hay quienes se sienten muy al margen de estas situaciones y consideran que no les afectan o como se dice popularmente no tienen que ver con ellos y les dan la espalda a los sentimientos y anhelos de la población. Los que así se conducen, por lo general no permiten que sus propios protagonismos y que sus muy específicos egos, sean cuestionados por nadie más.
Surge entonces una muy especial concepción sobre el protagonismo dentro de la sociedad que es esgrimida por los protagónicos que se consideran los únicos posibles. Este es un problema que tiene mucho que ver con la autoestima social y personal, porque cuando se hace tabla rasa de toda posibilidad que las personas puedan ejercer su propio protagonismo, fundamentalmente los jóvenes, se crea un peligroso estado de desesperanza y hastío cuya acumulación sin salida podría ser muy complicada.
Escribo sobre una cuestión importante que algunos de los que la entienden y quieren solucionarla, así como los que no la entienden y no creen necesario solucionarla o bien los que para nada la entienden, ocasionalmente en su conjunto prefieren silenciarla y mantenerla como un tema tabú que no debería ser abordado públicamente. En mi opinión todos los que así piensan o se conducen con estos criterios obsoletos, cometen un error estratégico.
Dejar a la población en un limbo social, desprovista de toda posibilidad de ejercer sus propios protagonismos que les corresponde en su condición de seres humanos dotados del libre albedrío y de la capacidad de creación con que todos nacemos, constituye un problema que requiere de salidas verdaderas y audaces. Dentro del pueblo bullen los líderes del futuro, quiéranlo o no unos y otros, porque la vida es efímera y efímeros son los poderes temporales de los seres humanos que tienen siempre su tiempo de vida muy medido por los límites que nos impone la vida.
A la larga no es aconsejable dejar al pueblo sin la posibilidad de creación de los protagonismos de presente y de futuro que son necesarios para que la existencia fluya, mucho más aún en medio de una época en constante revolución científico técnica como la que estamos viviendo en el mundo de hoy.
El protagonismo individual y colectivo es un derecho inalienable que nadie debería cuestionarle a los demás. Hacerlo como algunos lo hacen, es una descalificación y un insulto cada vez más obsoleto y demostrativo de la falta de argumentos para mantener protagonismos únicos y excluyentes de los demás.
Cada cual podrá luchar por el ejercicio del protagonismo que estime conveniente conforme a sus criterios, sus ideas, sus intereses y sus anhelos existenciales y, que le sea reconocido o no, dependerá del derecho de los demás a hacerlo, así como del esfuerzo, de la entrega personal, de la honradez y de lo acertado o no de los propósitos y conceptos de los que se lo propongan. Esa es mi opinión y considero que debería ser la norma básica para el reconocimiento de los protagonismos individuales y colectivos. Así lo pienso y así lo planteo a debate en uso de mi derecho a expresarlo. fsautie@yahoo.com
http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=79929
Publicado en Por esto el lunes 28 de marzo del 2011

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.