Limpiar la casa

¡Qué bueno limpar la casa! Botar los trastos y la basura, lustrar los rincones, cambiar los muebles, limpiar las ventanas, sacudir el techo,…, y luego sentarte a comer con tu familia escuchando buena música.
Tal limpieza no puede hacerse todos los días, pero debe hacerse al menos una vez al año.
Eso es lo que sucede en la Cuaresma, desde los primeros siglos del cristianismo, son 40 días de «limpieza» interior y comunitaria que van desde el miércoles de ceniza hasta el primer jueves de luna llena de primavera, momento en que se celebra la última cena de Jesucristo con sus discípulos: la Misa.
La oración, el ayuno, la penitencia, la asistencia a las celebraciones de esta época del año, permiten que el Domingo de Resurrección, nos sentemos en la mesa familiar de la comunidad a comer y beber en abundancia el banquete precioso de Cristo.

Recriminaciones y polarizaciones que empeoran todo

Crónicas cubanas
En los últimos tiempos se ha intensificado una corriente de rencores manifiestos y de planteamientos de acciones extremas que son de muy fácil expresión externa, pero que van más allá de un verdadero realismo político con los pies puestos sobre la tierra, que tome en cuenta las circunstancias, la voluntad, los sentimientos y la imprescindible implicación así como el necesario consenso de los cubanos que vivimos dentro del país. Las vías que se utilizan, magnificadas por la falta de libertad de expresión, son múltiples y con accesos inimaginables, capaces de romper el aislamiento así como la desinformación generalizados. Sus medios portadores pueden ser disímiles y se relacionan con las nuevas tecnologías de la información. Leer más

Tengo y no merezco

Tengo:
el amor incondicional de mi familia
la compañía cierta de mi comunidad
el trabajo de un puñado de gente que todavía cree en Cuba
la misa del domingo
la oreja de mi párroco
el perdón de Dios
la esperanza de que te sirve lo que ahora lees
la brisa de la mañana
el sol que se esconde tras el Cerro de Cabras…
nada de esto se ha hecho por mi esfuerzo
sin embargo son mi sostén y mi amparo…
¡Gracias Dios mio!

La educación histórica y las virtudes morales

Crónicas cubanas
Hace algunos días participé en el Aula Fray Bartolomé de las Casas de los dominicos del Vedado habanero, en una profunda y valiente conferencia sobre el tema “La enseñanza de la Historia para consolidar las virtudes morales” impartida por la profesora de la Universidad y del Colegio San Jerónimo de La Habana, Dra. Leonor Amaro Cano. Debo confesarles que fui a la actividad movido por mi costumbre, pero sin imaginarme lo trascendente que iba a ser su disertación.
Leer más