Sergio Lazaro

La ternura de un niño

Dios escogió la ternura de un niño,
el frío del invierno seco de aquel desierto oprimido,
la compañía de quienes no podían protegerle del poder totalitario.
Lloró y tembló de frío en un establo maloliente,
Él, que hizo soles y colmó la tierra de la fragancia de las flores.
Por eso ese Niño trae la Alegría que no acaba,
porque no tenía  razones para reír, más que la vida en sí misma.
Él puede hablarnos de cómo ser mejores,
porque asumió la peor variante de la vida de cualquiera de nosotros
sin dejarse salpicar por en el fango de nuestra existencia, amando hasta el extremo.
He ahí el misterioso camino de nuestra salvación,
el camino de la ternura de un niño.
¡Que en el nuevo año no te canses!
¡Que aumente tu fe y tu capacidad de vivir con alegría sin olvidarte del triste!
¡Que esta Navidad te regale un sueño cumplido y una nueva ilusión!
Ana Laura, Alejandra, Janely y Sergio Lázaro te deseamos
una Feliz Navidad y un próspero 2011

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.