…la mentira

La mentira mata:
paraliza
envilece
empobrece
seca.
Produce duda
te quita el brillo de los ojos
y la alegría del corazón.
No importa si la sufres o si la dices
la mentira te aleja de ti mismo,
de tu amor y de Dios.
No te acostumbres a mentir
aunque sea una «forma de vida»
Di todos los días una verdad,
una, aunque duela,
y mañana amanecerá más claro
en tu corazón, en tu familia,
en Cuba.