Sergio Lazaro

¡Que asuma su responsabilidad!

¡Este hijo mío es un parásito, vive de mí, no trabaja, y no le da lástima conmigo, que soy una vieja, él un hombre y yo lo mantengo!¿Pero qué voy a hacer? ¡Esa es mi cruz!.
Sí, pero la cruz se carga hacia el Clavario, donde muere el Crucificado para resucitar. ¡No puedes abandonar a tu hijo! ¡Pero no debes seguirlo manteniendo! Tu verdadera cruz es ayudarlo a cambiar, enfrentarlo a su responsabilidad, y dejarlo pasar trabajo porque ya no le das lo que no debes darle. ¡Eso es más difícil para una madre!¡Esa es tu cruz!
Vivimos en una sociedad llena de paternalismos, hay que empezar a sanarlos por casa.

Articulos relacionados

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.