Sergio Lazaro

Seca tus lágrimas

Todos los días hay una rosa que se pudre sobre la caja de un muerto, todos los días hay treinta moneda que compran a Dios, y tú, que pretendes amar sin tiempo y sin fatiga, que te quejas de la traición cuando te muerde o el fango cuando te salpica …, ¿es acaso tu amor más que la rosa o más que Dios?(1)
¿Lloras por la pelota que se cayó en la alcantarilla, por el globo que se fue, o el juguete que tus padres no pueden comprar?, ¿por el amor que se te ha ido o el sueño que no conseguiste?, ¿por el amigo perdido, la traición de tu pareja?, ¿la libertad que te quitan y el bienestar que te niegan? Piensa en la rosa y en Dios, ellos regalan la fragancia y el bien, sin esperar nada a cambio, viven para hacer mejor la vida y cambiar todo hacia lo bello y lo bueno, por eso son siempre, a pesar de todo, imprescindibles, la rosa y Dios.
(1)      De los poemas sin nombre de Dulce María Loynaz

Articulos relacionados

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.