SI ESTOY DISPUESTO…Él te habla hoy

SI ESTOY DISPUESTO…
Pero como no son del mundo, sino que yo los elegí de en medio del mundo, por
eso el mundo los odia.
Acuérdense de lo que les dije: el servidor no es más grande que su señor. Si
me persiguieron a mí, también los perseguirán a ustedes; si fueron fieles a
mi palabra, también serán fieles a la de ustedes. Juan 15, 20
¿Estoy dispuesto a ir contra la corriente del mundo por ser fiel a la
Palabra de Dios?

Madre

Si estoy triste me alientas
porque nada te complace más que mi alegría.
Si tengo hambre me alimentas
porque para ti no hay más alimento que el que me sobra
Si me hacen daño, me defiendes
porque soy para ti lo más importante del mundo
Si estoy contento, ríes
porque no hay mayor alegría para ti que mi sonrisa.
Tienes la fragancia de las rosas de mayo en mi jardín,
la suavidad de la brisa en el penacho de la palma,
y el arrolluelo del monte envidia el murmullo de tu voz
Por mi esperas siempre, de mi perdonas todo,
aunque no llegue a tu altura,
como Dios.

Pasé ante la puerta del mundo

Pasé ante la puerta del mundo,
una puerta sin dintel,
pasé ante ella ayer y dudé…
Atrás, como imagen vaga,
se dibujaba tu Rostro,
ése que he aprendido a conocer
tras cada máscara que usas
para llamar a los amas.
Te vi allí, desnudo entre charcos
saltando en la mañana…
Te vi, lleno de fístulas las piernas
pidiendo una moneda…
una moneda que no paga
el mal amor y la mirada escurridiza…
Te vi, en el parque, el rostro flaco,
el pelo a la cintura, desgreñado
mirada trasnochada… ida…
Te vi en la fila del avión, por sobre el hombro extranjero
que apretaba tu cintura menuda,
casi niña…
Te vi en la madre ciega,
que acariciaba y se aferraba a su pequeña
a su pequeña estrella, luz brillo…
Te vi tras las rejas y el silencio,
sintiendo el abandono
y el lavarse las manos de unos y otros…
Te vi Señor, tú no lo dudes
tu Rostro a quien lo ha visto
ya no se le desdibuja
Volví a temblar, ante la puerta,
detrás de ella el mundo.
Podía escapar, seguir de largo,
repetir discursos gastados,
aplaudidos por muchedumbres sin nombre,
seguir de largo…
también cruzar la calle y escapar
quizás desde la otra acera
sea distinta la puerta
Seguir de largo… cruzar…
¿dejarte allí?
yo ya no pude, ni quise
No fue necesario tocar
no hay timbre,
Entré al mundo para ser Rostro tuyo
para intentar ser cada día Rostro de Amor
para otros…
Y  sólo me pides…
Se mi Amor en el mundo.