El derecho a expresarse

El derecho a expresarse libremente viene de Dis. Él nos hizo libres ¿por qué otros intervienen o determinan, lo que decidimos, opinamos o pensamos aún, en estos tiempos?
Cuando es pisoteada la dignidad del hombre,  y vamos en contra del Omnipotente, que nos creó con verdadero amor, es difícil que salgan bien las coasas. El Pacto Internacional y político, derechos económicos, sociales y culturales, es una buena referencia para aplicar los derechos que vienen de Dios.
La Resolución 2200 A del 16 de diciembre de 1966 en el artículo 19 “Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones”.  Cuando se viola este derecho por parte del Estado, la sociedad deviene en totalitaria.
El hombre no puede quedarse con los brazos cruzados; ante los malvados hay
que elevarse, para encontrar nuestra dignidad, respeto, comprensión, para
lograr ser y gozar de la libertad.
La sabiduría ante el caos es un pilar importante para alcanzar la libertad
en estos tiempos.
“El que me hace caso no fracasará, el que se conduce con sabiduría, no
pecará” (ecles 24, 22)