El derecho a expresarse

Tengo un amigo que hace hoy siete años que está preso por decir libremente lo que piensa en cuestiones de política y sociedad, y por pedir cambios para Cuba. Lo acusaron de servir a una nación extranjera. De esto último no sé, yo sólo lo vi usando su derecho a expresarse aunque no se lo reconocieran.
La libertad de expresión es un derecho inalienable, hunde sus raíces en la libertad del ser humano de tener su propia visión del mundo y de actuar en consecuencia, y en la libertad de abrise a lo trascendente, y practicar con otros su propia experiencia de Dios.
Hoy te pido, querido internauta, que unas tu oración a la mía, para que en Cuba no más sea un delito el que un grupo de personas pida pacíficamente en una calle que cambie la suerte de su famillia; para que los que sufren prisión de conciencia tengan el consuelo especial de Dios, y vean pronto realizadas sus legítimas apiraciones; y también por los que son parte del Estado, para que no vean en los que disienten un enemigo, sino un aliado que piensa distinto, con el que se puede trabajar por una Cuba mejor.