En momentos críticos…

No hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista, es la manera de decir en cubano que el ser humano tiene límites de aguante aunque tenga  gran capacidad de adaptación. ¿cuánto tiempo lo logra?
Cuando la temperatura corporal interna o disminuye por debajo de 30 grados C, el hipotálamo, que es nuestro termostato cerebral, pierde su capacidad de regular la temperatura. Una persona metida en un cubo de hielo no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir, pero existen excepciones, Dios siempre está presente, cuando en febrero de 1994, Karlee Kosolofski, en Canadá, de 2 años, pasó por accidente 6 horas fuera de casa a -22 grados C, fue encontrada, viva, con una temperatura de ¡14, 2 grados centígrados! Un milagro.
Cuando los sufrimientos no son físicos, sino del espíritu, podemos sentirnos igual o peor que si estuviésemos a 2 grados C. La sensación normal es el miedo, muy común entre nosotros.
Ante cualquier situación crítica, el Señor nos pregunta ¿Por qué tienen tanto miedo? ¿Todavía no tienen fe? El miedo es la falta de fe,  la ausencia de Dios. El dejarlo entrar nos quita el miedo y nos acerca a la que luz que no conoce ocaso y calienta el corazón, venciendo sobre la adversidad.
Vencer no es solo soportar la adversidad, sino acabar con las causas que la producen.
Continuará…