Sergio Lazaro

remar…

Cuando mi buen amigo Jorge vio el título «Remar mar adentro» en este blog pensó en los balseros, yo también, mientras escribía, aunque el sentido del artículo es más amplio. Siempre cabe la pregunta:
«¿por qué los cubanos son capaces de arriesgarse tanto para marcharse y no lo son de igual modo para afrontar las consecuencias de intentar mejorar su hogar nacional? La respuesta no está tampoco clara entre nosotros, pero tal vez pase por el hecho de que la travesía por el Estrecho es una empresa de pocos días, que de tener éxito, asegura las oportunidades de progreso que no se tienen en Cuba; mientras que el intento por cambiar el país puede tener consecuencias negativas que ciertamente no son la muerte, pero sí un grupo de limitaciones que sumadas a las cotidianas hacen la vida prácticamente imposible a la persona y a su familia, las cuales a veces van acompañadas de la cárcel.» (Editorial, vitral 89)El éxodo en balsa es una de nuestras vergüenzas nacionales, para entrar a hablar de este fenómeno hay que quitarse  y las sandalias:  «es terreno sagrado» que invita a la oración, a la solidaridad, y a remar mar adentro en el sentido de la solución de nuestros problemas cotidianos, más allá de realidades foráneas o de que la emigración sea un fenómeno global.
Cada persona es libre de escoger hacia dónde rema, sin embargo es tarea de todos los cubanos buscar condiciones cada vez más humanas en nuestra realidad, de modo que  la mayoría pueda encontrar su barca, su red y sus peces en esta bella tierra.
Aunque sea refugio de emigrantes y respete profundamente la libertad, la Iglesia no se va para ningún lugar, a lo largo de la historia siempre ha intentado seguir a su Maestro » remando mar adentro y tirándo la red a la derecha» en el mar, con la balsa y los peces propios de la realidad que le toque en cualquier lugar del mundo.

RelatedPost

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.