Sergio Lazaro

La tentación del poder

Actuar aplastando a otros, hablar sin escuchar, imponer el propio criterio de forma autoritaria…, son manifestaciones de haber sedido a la tentación del poder.
Las personas tenemos una inclinación natural a esta desviación de la vocación trascendente, está presente en todas partes, pero se hace especialmente presente en sociedades como la nuestra, donde suele ser una reacción natural a la experiencia de un poder que desde el Estado cae con un peso enorme sobre las personas, las familias y los grupos. Detrás de cualquiera de nosotros hay un pequeño totalitario. No hace falta tener un cargo público, el fenómeno puede verse lo mismo en un chofer que el custodio de un parqueo.
Jesucristo tuvo también la tentación, como se describe en la famosa narración de las tentaciones en el desierto, que propone la Iglesia al inicio de la Cuaresma y que constituye punto de partida a los mejores itinerarios espirituales cristianos.
«Todo eso será tuyo si me adoras…» dice el Malo. La clave la tentación está en la adoración de Satanás, que en este caso se traduce como desprecio a los demás, usándolos como instrumentos para intereses propios. Jesús lo rechaza: «solo a Dios adorarás». Quien adora a Dios, respeta y promeve a la persona. De ahí que todo totalitarismo es contrario a Dios y cuando se institucionaliza, lo niega explicitamente.
La clave del rechazo a esta tentación está en la valoración del otro y en la unión con Dios mediante la oración y los sacramentos, dicha valoración del otro implica la identificación de las diversas formas de abuso del poder para revertirlas, comenzando con las mías, last uyas, las de tu familia y amigos, las de tu comunidad,  se pueden lograr grandes cosas.

RelatedPost

0 Compartir

2 thoughts on “La tentación del poder

  1. Lindo articulo, confio en que Dios no nos abandonara en esta lucha. Queremos una patris libre, fertil, prospera y en donde quepamos todos los cubanos sin distincion de raza, creencias, partidos politicos. Muchas gracias por su articulo.

  2. Es muy bonita la imagen que a veces se comparte de del lugar idílico que todos son buenos y gentiles entre sí, puede ser de un país, de un proyecto social, una religión, hermandad, familia, etc. ?Es realista esperar que cuando se acabe el comunismo Cuba se convertirá en un reino mesiánico a imagen de los profetizados en Israel? Muchos sueñan con ello, estos sueños son buenos tenerlo, pero la dificultad surge cuando se despierta y se ve que Dios no ha actuado como esperábamos. Ojalá que muchos se den cuenta que son las personas y no los sistemas los que tienen que cambiar, entonces estaremos abriendo las puertas a Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.