Sergio Lazaro

El fin del mundo

Una doctora amiga me preguntó muy preocupada: «¿qué dice la Iglesia de eso del fin del mundo en el 2012? ¿viste la película? ¡Son muchas coinsidencias!¡Hay fundamentos científicos!»
«Nadie sabe el día ni la hora, -le contesté- sólo mi Padre que está en el cielo», dijo Jesús en el Evangelio al referise al final de los tiempos en que la humanidad contemplará la Gloria de Dios, y no una inundación.
Es cierto que pueden ocurir cataclismos cósmicos, pero la película y muchos de los que escriben, utilizan un par de datos científicos reales para tejer una historia que es tan fantástica como el cuento de la Caperucita Roja.
La Igleisa vive acompañando a la gente en el camino de una vida mejor, donde la relación con Dios nos hace ver que no somos un accidente galáctico y que no estamos predestinados por ninguna cábala ancestral. En este comienzo de milenio, tan tecnológico y comunicado, los viejos paganismos se disfrasan muy bien de ciencia, lo cual hace estragos en medio de cierta ignorancia sobre los temas centrales de la vida y de Dios, que va ganando terreno en muchos lugares.
En Cuba mucha gente no conoce a Dios, y la mayoría no tiene un proyecto de vida ni una visión del mundo que les impida asustarse con falsos mesianismos. Allanar los caminos de los cubanos hacia el Dios de la Vida que reveló Jesucristo es un reto enorme, quienes lo asumimos, podemos decir a los asustados:  ocúpate de tu vida, de la de tu familia y de la sociedad, el éxito está garantizado en Cristo, que te ama con locura.

RelatedPost

0 Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.