remar…

Cuando mi buen amigo Jorge vio el título «Remar mar adentro» en este blog pensó en los balseros, yo también, mientras escribía, aunque el sentido del artículo es más amplio. Siempre cabe la pregunta:
«¿por qué los cubanos son capaces de arriesgarse tanto para marcharse y no lo son de igual modo para afrontar las consecuencias de intentar mejorar su hogar nacional? La respuesta no está tampoco clara entre nosotros, pero tal vez pase por el hecho de que la travesía por el Estrecho es una empresa de pocos días, que de tener éxito, asegura las oportunidades de progreso que no se tienen en Cuba; mientras que el intento por cambiar el país puede tener consecuencias negativas que ciertamente no son la muerte, pero sí un grupo de limitaciones que sumadas a las cotidianas hacen la vida prácticamente imposible a la persona y a su familia, las cuales a veces van acompañadas de la cárcel.» (Editorial, vitral 89) Leer más