Hazte un favor: perdona

¡El que la hace la paga!… ¡A ese que lo perdone Dios, conmigo las perdió todas!… ¡Esa es tremenda hijae…, la veo y me hierve la sangre!…
¿Quién no se ha visto en esta situación en algún momento? Siempre hay quien nos hace mal, sin razón, siempre hay quien se gana nuestro odio.
Pero sucede que tales rencores son como espinas que tenemos clavadas en el corazón y que a cada rato duelen. Los odios son como cargas pesadas que arrastramos por la vida, y que sufrimos mientras el odiado o la odiada, andan tranquilamente por la calle, tal vez, sin acordarse de uno, sin importarle lo que nos han hecho, sin que les pese nuestro odio. Leer más

158 años de José Martí

Crónicas cubanas
Cuando se cumplen 158 años de su natalicio, es muy difícil encontrar a un cubano de dentro o de afuera del país, que no conozca, ame, ni rinda culto a la memoria de José Martí; porque desde muy niños, se nos induce en la familia, la escuela y en la sociedad en general a estudiarlo y quererlo de manera priorizada y entrañable. Esta mística y sus esfuerzos educativos, se justifican y fundamentan por causa de su total entrega con una humanidad creíble y objetiva, a favor de crear una Cuba con todos y para el bien de todos. Leer más

homenaje

Maestro:
no creo que hayamos estado los cubanos a la altura de tu sacrificio y de tus sueños. Casi nunca se lo está de los hombres de tu taya. No obstante quiero hoy rendirte un homenaje, aspirando a dar un paso más en el difícil y redentor camino que tú recorriste:aspirando a ser un servidor de mi pueblo, un hacedor de puentes, un constructor de nuevas realidades.

Fieles difuntos


El Obispo Siro, reza en un cementerio.
El Obispo Siro, reza en un cementerio.

Hoy están llenos los cementerios en Cuba. La gente va a poner flores a sus muertos. Es una vieja costumbre cristiana, para muchos este acto es su único vínculo con lo trascendente, “con el más allá misterioso, después de la muerte”.
La Iglesia celebra hoy el día de los fieles difuntos, es decir, el día de todos los que han muerto conociendo y confiando en la Vida Eterna junto a Dios, y que han vivido con el empeño, y tal vez, la certeza de alcanzarla.
La virtud clave en este caso es la fidelidad: a la pareja, a los hijos, a la patria, a los amigos, a uno mismo, al bien, y sobre todo a ese Amigo Fiel que se llama Jesús y que un día conocieron y ya nunca abandonaron, ni en las verdes ni en las maduras.
¿Eres fiel en tu vida?¿has escogido bien a qué serle fiel?

¿Vives?

¿Le das un beso a tus hijos todos los días?

¿les dices que les quieres?

¿Tienes un detalle frecuente con tu pareja?

¿le hablas de amor, del cielo y el mar…?

¿están contentos contigo los que te rodean?

¿te extrañan los de tu comunidad cuando estás lejos?

¿disfrutas la buena música?

¿admiras el sonido del mar y el canto de los pájaros?

¿llamas a tus amigos?

¿trabajas por un sueño?

¡Que asuma su responsabilidad!

¡Este hijo mío es un parásito, vive de mí, no trabaja, y no le da lástima conmigo, que soy una vieja, él un hombre y yo lo mantengo!¿Pero qué voy a hacer? ¡Esa es mi cruz!.
Sí, pero la cruz se carga hacia el Clavario, donde muere el Crucificado para resucitar. ¡No puedes abandonar a tu hijo! ¡Pero no debes seguirlo manteniendo! Tu verdadera cruz es ayudarlo a cambiar, enfrentarlo a su responsabilidad, y dejarlo pasar trabajo porque ya no le das lo que no debes darle. ¡Eso es más difícil para una madre!¡Esa es tu cruz!
Vivimos en una sociedad llena de paternalismos, hay que empezar a sanarlos por casa.

Poner los pies en la tierra

Crónicas cubanas
Cada día comprendo mejor, sobre todo en la medida que percibo las tendencias que de una forma u otra tratan de sacarnos de nuestra realidad existencial, de que vivimos siempre en el presente, aunque incluso pudiéramos estar enajenados de nuestra realidad circundante por diversas causas que no vienen al caso mencionar ahora, lo experimentaríamos siempre en nuestro presente real. En ambos casos son dos dimensiones básicas de la realidad dentro de la cual nos desenvolvemos, la existencial y la circundante, las que coinciden en el tiempo.
Leer más

Ante el llanto de un niño no hay corazón que se resista

Mi amigo Juan no puede resistirse ante cualquier necesitado y es capaz de hacer grandes sacrificios para lograr una sonrisa en un rostro ajeno; sin embargo, muchas veces no estamos preparados para convivir con personas como él, y sin conocer la realidad de los hechos sacamos conclusiones precipitadas que hieren su sano corazón. Leer más

Seca tus lágrimas

Todos los días hay una rosa que se pudre sobre la caja de un muerto, todos los días hay treinta moneda que compran a Dios, y tú, que pretendes amar sin tiempo y sin fatiga, que te quejas de la traición cuando te muerde o el fango cuando te salpica …, ¿es acaso tu amor más que la rosa o más que Dios?(1)
¿Lloras por la pelota que se cayó en la alcantarilla, por el globo que se fue, o el juguete que tus padres no pueden comprar?, ¿por el amor que se te ha ido o el sueño que no conseguiste?, ¿por el amigo perdido, la traición de tu pareja?, ¿la libertad que te quitan y el bienestar que te niegan? Piensa en la rosa y en Dios, ellos regalan la fragancia y el bien, sin esperar nada a cambio, viven para hacer mejor la vida y cambiar todo hacia lo bello y lo bueno, por eso son siempre, a pesar de todo, imprescindibles, la rosa y Dios.
(1)      De los poemas sin nombre de Dulce María Loynaz