Persuadir a Dios

Estamos hechos con los mismos materiales que el resto del mundo, sufrimos los mismos desastres y compartimos las mismas maravillas: el terremoto y el arcoíris, la lluvia y la sequía, la inundación y la hierba mojada en primavera…
La buena noticia es que podemos hacer edificios antisísmicos, saber que viene un tsunami, plantar los árboles que cortamos, sanar a los enfermos y persuadir a Dios… Sí, persuadirlo: podemos involucrarlo en nuestros proyectos, contar con su ayuda, y sobre todo con su amistad. Su ayuda es incondicional  y bajo cualquier circunstancia, siempre que trabajemos para bien.
¡Pidan y se les dará! Leer más

Seca tus lágrimas

Todos los días hay una rosa que se pudre sobre la caja de un muerto, todos los días hay treinta moneda que compran a Dios, y tú, que pretendes amar sin tiempo y sin fatiga, que te quejas de la traición cuando te muerde o el fango cuando te salpica …, ¿es acaso tu amor más que la rosa o más que Dios?(1)
¿Lloras por la pelota que se cayó en la alcantarilla, por el globo que se fue, o el juguete que tus padres no pueden comprar?, ¿por el amor que se te ha ido o el sueño que no conseguiste?, ¿por el amigo perdido, la traición de tu pareja?, ¿la libertad que te quitan y el bienestar que te niegan? Piensa en la rosa y en Dios, ellos regalan la fragancia y el bien, sin esperar nada a cambio, viven para hacer mejor la vida y cambiar todo hacia lo bello y lo bueno, por eso son siempre, a pesar de todo, imprescindibles, la rosa y Dios.
(1)      De los poemas sin nombre de Dulce María Loynaz

Presencia

Tu rostro Señor, está en las aguas
del riachuelo silencioso y transparente.
Tu voz Señor, está en el viento
que susurra en cada oido la Palabra.
Tus manos Señor, están tras cada piedra
para levantar de las caídas.
Tu rostro Señor, está en el rostro
de todo hombre y mujer de mi tierra.
Tu voz Señor, está en el gemido apagado
de cada ser humano privado de derechos.
Tus manos Señor, son las manos vacías
pero cansadas y llenas de miseria.
Tu voz Señor, es la voz mía
que te grita y te proclama
o que calla y apaña tu presencia.
Tus manos Señor, son las dos mías, usadas ya para el amor
estas dos, Señor, que pido llenes con tu Gracia.

Fiesta de verdad

por Carlos Amador
Un domingo al salir de Misa.
Salíamos del templo, donde se reúne la comunidad cristiana, donde celebramos
la fe y veníamos los cuatro conversando.
A dos cuadras queda un templo bautista donde para finalizar el culto del domingo estaban tocando una magnífica canción: Jesús es el Rey o algo así pues ya la memoria me falla, con un ritmo muy contagioso y ya habíamos rebasado el templo cuando comenzaron al salir los niños con tremendo alboroto y oreando a grito pelao Jesús es el Rey. Mi hija de 12 años que como buena niña-mujer o mujer-niña o mejor adolescente no calla lo que le viene a la boca me disparó: Contra papi porque en la Iglesia de nosotros no cantan cantos así. Imaginé que se refería a lo contagioso y rítmico y le contesté en un arranque de sinceridad: Isa yo también me lo pregunto y no tengo respuesta.
¿Cuándo nuestras fiestas litúrgicas serán FIESTAS DE VERDAD? Con todo lo que lleva una fiesta, de extraordinario, de implicación de todo el ser, de “tirar la casa por la ventana”.

Síguelo

Dios es el Historiador de tu vida,  vivirá siempre y estaba antes, desde siempre. Jesús no falla a nadie, lo veo en mi vida y en la de la gente que me rodea, aunque ellos mismos no se den cuenta.
Te invito a acoger su compañía, Él es silencioso como el amor, y siempre fiel. Él es apoyo para luchar por una realidad mejor. Extiende la mano a quien lo necesita, di siempre la verdad (basta una diaria diría Solchenitsin), muestra lo que sientes, no te desesperes, y no te quedes tranquilo como si no pudieras cambiar nada, tú puedes.
Síguelo y escúchalo, sólo a Él.
Él prometió “Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28,20)
Foto: Orlando Guevara (Bigote)

Al que mataron está vivo

Ese es el núcleo de la fe. Quien crea que Cristo ha resucitado es cristiano, la práctica religiosa y las consecuencias de esta convicción para la vida cotidiana son posteriores, la fe en la resurrección es el primer paso del cristianismo.
La muerte tiene remedio, la vida es eterna, sólo hay que acceder a ella a través de Jesucristo

El que debe morir

Pedro niega conocer a Jesús, Pilato duda de que Jesús es el Rey, sólo Él y sin embargo es injustamente sentenciado a muerte; mientras que Pilato, dejaba libre a Barrabás.
Todos los soldados le gritaron, le golpearon, seguían tras sus huellas dolorosas y desgarradoras, tras sus penosas andanzas, la flagelación, lo escupían, se burlaban. Todos clamaban ¡Qué muera! ¡Qué muera! ¡Crucifícalo! Eran las nueve de la mañana cunado lo crucificaron y también a los dos bandidos y fue a las tres de la tarde que murió Jesús y cuando anochecía en
vísperas del día de reposo, es sepultado.
Sin embargo, Barrabás, quedó libre, decidieron que muriera el Nazareno, pero no vieron los delitos de Barrabás, las pruebas que afirmaban su culpa, que era un asesino. “Jesús vino para dar testimonio de la verdad, y el que es de la verdad escucha su voz”.
Después muchos de los que lo condenaron reflexionaron, vieron, lo que antes no veían y se dieron cuenta de que Jesús no debía morir. Hoy la Iglesia considera que ni siquiera Barrabás debía morir, pues no hay derecho a matar a nadie por sus faltas, es preferible que pase toda la vida en la cárcel.
A Jesús lo condenaron, hoy muchas veces condenamos a la verdad en Cuba usando cualquier justificación.
Sin embargo Él nos mira con compasión y pide por nosotros “¡perdónalos padre porque no saben lo que hacen!”

¿En que cree el cubano hoy?

Puede decirse que en muchas cosas. Cree en Dios, aunque a veces le nombre de diferentes maneras: el ser supremo o el gran arquitecto, por ejemplo.
Cree en la Virgen de la Caridad y la valora mucho por ser Madre. También a Ella le nombra de diversas maneras, gracias sobre todo a las tradiciones de las diferentes regiones de España de donde procedían los que en sus inicios se asentaron en esos lugares y al sincretismo. Cree en los santos, en los universales, los de siempre y en otros muchos que se han ido incorporando a nuestro ambiente religioso, cultural y social. Y por estos tiempos, de acuerdo con lo mas actual, también cree con mas o menos fuerza en las bondades casi imprescindibles de la “energía”, el Tai chi, y en otras cosas que al final terminan poniendo todo ante Dios que es el único que lo puede todo, también para los hijos de esta tierra.