Ora con la palabra

 Para iniciar este día de oración quiero hacerte una petición: permíteme Señor, pensar como Dios. Para aclararnos en nuestro llamamiento, en nuestro seguimiento, para que asumamos ser tus discípulos con amor. Ello implica hacer una renuncia: “negarnos a nosotros mismos”.

Amado Jesús dime ¿Qué es cargar con la cruz de cada día? Mira hijo – a: tu cruz como la mía es el trabajo, el hogar, los hijos, el estudio, todo lo cotidiano que tengas por hacer. Pon en ello amor, humildad, obediencia, alegría, no temas a los sufrimientos que puedas tener, así la cruz será entrega, gastarse y desgastarse por el bien del otro, con la certeza que estarás ganando la vida, no cualquier vida, sino la vida eterna a mi lado.

Leer más