Persuadir a Dios

Estamos hechos con los mismos materiales que el resto del mundo, sufrimos los mismos desastres y compartimos las mismas maravillas: el terremoto y el arcoíris, la lluvia y la sequía, la inundación y la hierba mojada en primavera…
La buena noticia es que podemos hacer edificios antisísmicos, saber que viene un tsunami, plantar los árboles que cortamos, sanar a los enfermos y persuadir a Dios… Sí, persuadirlo: podemos involucrarlo en nuestros proyectos, contar con su ayuda, y sobre todo con su amistad. Su ayuda es incondicional  y bajo cualquier circunstancia, siempre que trabajemos para bien.
¡Pidan y se les dará! Leer más

Mi combate…, mi carrera

“He combatido bien mi combate, he corrido bien mi carrera”, escribe San Pablo a su amigo al final de su vida. Pablo desarrollo una intensa labor misionera, enseñó a mucha gente sobre Cristo, fundó comunidades, escribió, y al final, terminó preso y condenado a muerte por los enemigos de la fe.
Cuando leí hoy el pasaje me he preguntado si yo corro y combato bien lo que a me toca: mi familia, mi trabajo, el anuncio que hago de mi experiencia de fe, el ayudar en algo a que Cuba sea mejor. ¡Difícil combate!¡Larga carrera!  Sólo puedo con la ayuda de Dios.
Es bueno tener claro lo que uno quiere hacer en la vida: el combate, y la manera en que lo va a hacer: la carrera. El saberlo ayuda a no perderse, permite ser más libre frente a las múltiples disyuntivas de la vida.
¿Y tú qué dices de tu combate y tu carrera?

La presencia de la Virgen de los cubanos

Vivimos circunstancias cargadas de una materialidad angustiosa y autoritariamente impuesta por las fuerzas externas que nos compulsan y que tratan de controlarnos hasta en los más pequeños detalles de nuestras vidas. En medio de la lucha por sobrevivirlas, si nos dejamos llevar por sus efectos externos y avasalladores, nos quedaríamos sin apenas espacios para la ternura, la espiritualidad y el amor por los demás, por nosotros mismos y por la vida en general.
En este orden de cosas, quiero expresarme hoy sobre la presencia entre nosotros de la Virgen de todos los cubanos. Nuestra señora de la Caridad del Cobre, Cachita como se le conoce con cariño popularmente; Leer más

Deja lo inútil

¿Con cuántas cosas arrastras que no te sirven para nada?: costumbres, miedos, objetos, … ¿No crees que sea bueno soltar un poco de lastre? ¿Tienes demaciadas ocupaciones, preocupaciones, angustias? ¿o por el contrario, te aburres, no sabes qué hacer o a dónde ir para sentirte bien?…
Mira lo que le pasó a un jóven de tiempos de Jesús: Leer más

Dolor que salva

“Cuando te acercas a Dios la sombra está a tu espalda”. Testimonio de un cura rumano que fue preso por su fe
Tertulian se tiró al piso a chupar las migas de pan consagrado que un miliciano había diseminado por la celda.
– ¿Es esto pan consagrado?
– ¡Sí lo es!
– ¿En verdad crees?
-¡Sí, creo, señor comandante!
-Entonces reza por mi mujer,…., tiene cáncer. (había sido el más cruel de los carceleros)
“Viví un vínculo íntimo con Jesucristo, alimentado especialmente por el rosario, y la oración, sobre todo la que hacía junto a mis compañeros cristianos. Todo a mi alrededor comenzó a ser una manifestación peculiar de la presencia de Dios, una teofanía” Leer más

¡Gran amor!

El convertirme en madre me acercó más a Dios. Mis catequistas siempre me dijeron que Dios nos abama más que lo que nosotros éramos capaces, que nos amaba más que nuestros padres.
Cuando te tuve en mis brazos, di gracias a Dios por su Gran Amor, pues ese Amor ¡Es algo más grande que el que sentía por tí en aquel momento! ¡No puedo imaginar un amor tan  grande!. Cualquier madre entenderá bien lo que digo…”
Y cualquier padre también -repliqué a mi mamá- ahora que soy padre valoro mejor es Gran Amor de Dios, porque yo tampoco imagino cómo es posible que se pueda querer a mis pequeñas más que lo que yo las quiero…, y sin embargo, Él las quiere más

Puentera

María Cristina, cuando estés frente al Padre, ora por tu pueblo. ¡Es el hacer puentes la clave en Cuba hoy!
No la conocí personalmente, pero guardo sus largos mensajes de Email, entre mis tesoros más preciados, y en mi corazón el espíritu enorme y cristiano que traslucen.
Ella es iniciadora y mantenedora de puentes: entre cubanos en la diáspora, entre cubanos en la isla, entre cubanos de la isla y la diáspora, entre gobiernos, entre…, cualesquiera dos realidades que puedan estar separadas y que tengan algo que ver con la palma real y la estrella solitaria.
Sobrevivió de milagro a una bomba que le pusieron los extremistas en su casa en Miami en condena a su actitud de diálogo. Hay puentes que no caen con bombas, porque pertenecen al universo del espíritu de Dios que vive en el corazón de los pueblos;  en el cubano vive ese espíritu bajo la especial intercesión de La Caridad del Cobre, de quien ella ha sido gran devota, como buena santiaguera.
Tampoco sus grandes limitaciones físicas fueron un obstáculo para ella, que encontró en el sufrimiento una forma especial para acercarse a Dios. Él y Cuba fueron sus grandes pasiones.
¡Gracias María Cristina Herrera! ¡Maestra en el oficio de unir riveras!¡Puentera!
María Cristina Herrera publicó en Cuba en 2006: El vuelo de una mariposa

Presencia

Tu rostro Señor, está en las aguas
del riachuelo silencioso y transparente.
Tu voz Señor, está en el viento
que susurra en cada oido la Palabra.
Tus manos Señor, están tras cada piedra
para levantar de las caídas.
Tu rostro Señor, está en el rostro
de todo hombre y mujer de mi tierra.
Tu voz Señor, está en el gemido apagado
de cada ser humano privado de derechos.
Tus manos Señor, son las manos vacías
pero cansadas y llenas de miseria.
Tu voz Señor, es la voz mía
que te grita y te proclama
o que calla y apaña tu presencia.
Tus manos Señor, son las dos mías, usadas ya para el amor
estas dos, Señor, que pido llenes con tu Gracia.