Epifanía

Unos científicos, estudiosos de la realidad y de las Escrituras vieron los signos de la presencia de Cristo y viajaron hasta otras tierras y otra cultura, corrieron mil peligros, y viron al Salvador. Es decir, al que le daba sentido a sus estudios y esfuerzos, el que daba sentido al uso de los recursos que habían logrado reunir con sus trabajo.

¡He aquí un gran programa de Vida! ¿Están mis esfuerzos orientados hacia la Salvación (mía y de los que me rodean)?

Librarte de tus cadenas

«Contempla el poder de tu Rey Jerusalén, mira, tu Salvador ha venido a librarte de tus cadenas» (Liturgia de las Horas).
¿Cuáles son mis cadenas? ¿En qué hombre que se creen Dioses, o en qué objetos que parecen vivos, he puesto yo mi confianza?
Cristo, que nació en Belén, es el único que puede librarte de tus cadenas: tus limitaciones, tus heridas, el desamor en tu familia o en tu grupo, la injusticia social… Mira a tu alrededor. Él ya está trabajando para tí.