Subida de precio

Hoy fui a comprar una pizza, la misma que desde hace años vale $5.00 pesos cubanos ($0.20 dólares). Me encontré que estaba a $6.00 pesos:
-Tengo que pagar más impuesto, además la seguridad social, además la haría está perdía…
Me contestó el pizzero, me sorprende: ¿así quieren mejorar la economía?¿subiendo impuestos sin estimular la producción? ¡Muchos quebrarán!

Sorpresa…

Mi amiga Yadenis y su esposo se fueron a Miami, están “sacando candela” para mejorar, no habían pensado en hijos pero un embarazo ectópico la sorprendió, tuvo que enfrentar una urgencia sin seguro médico, después tendrá que disponerse a la maternidad porque la probabilidad de un segundo ectópico mataría sus ilusiones. ¡Rezo por ellos!

Coloquio


-¿Vieron anoche la novela? ¡Qué linda estaba la novia!
-¿Saben quién vende frijoles?
-¡Qué chula tu niña, Rosa!
-Anoche Pedro tampoco vino a verme…, no sé qué piensa de la vida…
-¡Dice la del kiosko que mañana sacan unas chancletas en rebaja que están lindísimas…!
…ninguna circunstancia puede negar a la persona la felicidad, ninguna la asegura. Aprender a disfrutar la vida es un arte en cualquier lugar, tener oportunidades, es un derecho de todos.
foto: Annette Pichs

2011: Para promover la esperanza.

Crónicas cubanas
Hemos comenzado el 2011 en un clima de grandes incertidumbres y augurios, en medio de proyectos algunos cercanos al neoliberalismo, lineamientos y propósitos publicados además de medidas drásticas que se han comenzado a ejecutar, todo lo cual requiere como nunca antes de la credibilidad y participación popular efectiva, con criterios definidos sobre lo que se está de acuerdo o no, para que pueda echar a andar el anunciado tren hacia el futuro, pero con cabida para todos y con verdadera justicia social, sin lo cual podría no haber ni tren ni futuro. Es necesario muy en especial que los jóvenes tengan cabida en una dimensión priorizada más allá del oficialismo de algunos que lo ven todo bien. Leer más

¡Sorpresa!

Ayer a las 12 de la noche salimos a ver cómo quemaban en la calle un muñeco que representa el año viejo, ya es tradición en el barrio. Varios vecinos habían puesto un bafle y música muy alto desde temprano, había pencas colgadas en las columnas y cartelitos escritos a mano como todos los fines de año.
Hoy por la mañana me sorprendió el más grande de todos los carteles: ¡no lo había visto! ¡pensé que decía lo mismo que otros! Pero no, tenía escrito el mejor de los deseos, siempre nuevo, siempre insólito, siempre sorprendente:

Oremos por los presos

Hoy, último día del año 2010, quiero que me acompañes a pedir por los presos, ellos son los que más sufren, por el crimen que cometieron y su privación de la libertad. Algunos están presos por razones por las que su conciencia no los condena, lo cual agranda el sufrimiento.
-Que Dios les regale Esperanza y serenidad, que el tiempo en prisión les sirva para el crecimiento personal.
-Que los asista la bondad, la buena voluntad, y la justicia.

Un nuevo comienzo

Volver a empezar, borrón y cuenta nueva,… Las personas y los pueblos necesitamos esas oportunidades: rehacer lo mal hecho, tomar un descanso para mirar atrás, celebrar en familia, “cargar las pilas”. Todas las culturas de la humanidad tienen tales costumbres, la necesidad de re-comenzar está sembrada en lo más profundo de nuestra psiquis.
En nuestra cultura, de matriz cristiana, el fin de año y la Navidad son ocasión para recomenzar. Todos se preparan para festejar, comer, beber… ¿pero qué más? ¿qué harás tú?
Ojalá converses mucho con tus hijos, tus padres, tus amigos, pidas perdón a ellos y a Dios por tus faltas, y te propongas no repetirlas este año. Ojalá te tomes tiempo para soñar y proyectarte para el nuevo año. Ojalá tu fiesta no se quede en música y comida, sino que sea una auténtica celebración desde el fondo de tu corazón, por todo lo bueno que vives: ¿ya hiciste la lista? Seguro es más larga que la de las cosas malas.
La Buena Noticia de Cristo incluye un nuevo comienzo, una “segunda oportunidad” que no pasa, porque no hay error que no pueda ser corregido, y no hay sueño bueno que no pueda ser alcanzado de alguna manera.
¡Felices Fiestas!