Verdad=Libertad

Cada uno de nosotros encontramos nuestro propio bien asumiendo el proyecto que tiene Dios sobre nosotros. La verdad nos hace libres, y en cada hombre o mujer existe el impulso, de defender la verdad, a pesar de nuestras limitaciones humanas. De la verdad, se abusa y también se distorsiona, perdiéndose el significado verdadero, demostrando lo contrario, porque se habla sin responsabilidad… Leer más

Mi viaje al Cobre

La mañana del 11 de noviembre de este año,  visitando a mi familia en Santiago de Cuba, al abrir los ojos, le pido a mis primas que quiero ir al Cobre, algo me inquieta y me pide que era el día. Nos dirigimos a la Terminal, donde tomamos una camioneta por un valor de 5.00 MN cada una,
durante el trayecto, propio esa tierra oriental, hubo un conflicto en la camioneta!!!, pero lograron apaciguarse. A Dios gracias llegamos, camino a la Iglesia, fuimos mirando los pequeños puestos de ventas de la Virgencita del Cobre. Y por cosas que suceden, solo Dios sabe por qué las hace, además
EL siempre me acompaña, al pasar un ave, fruto de sus manos, de su creación, deposita sobre mi cabeza, y mi cartera, una pequeña porción de excremento!!!. Leer más

¿Libres o usados?

Un tema muy interesante compartido con los niños en la catequesis fue Respetar a las personas, no usarlas”, los mismos cuentan sus propios testimonios, reflejan los maltratos entre los mismos niños, además, entre maestros y niños verbalmente, cosa común, la malas conductas,  …
Mis niños muestran preocupación por las personas que viven de mendigos en las calles, personas enfermas abandonadas por su familia.
La educación estatal en Cuba es para todos, pero necesita ser complementada por la familia y la Iglesia, todo sistema de educación lo necesita. También hay carecias y malos tratos en algunas familias.  Nos correponde  a los cristianos alimentar los valores en cada niño, logrando que sean buenos cristianos, aprendiendo a usar su libertad.
Continuará…

Sembrando respeto y valores

Cada encuentro con los niños en la catequesis en las tardes de dominog  es una linda experiencia para mí, es una siembra con la esperanza de recoger verdaderos hombres y mujeres de bien, verdaderos cristianos, con valores que dignifican al hombre, viviendo en la esperanza de un día ver el fruto.
Los cristianos nos ocupamos en la tarea de que nuestros niños no pierdan la autenticidad cristiana.
Hoy en día se reconoce que la mayoría de las personas, niños y adultos, no tienen conciencia de lo que significa la dignidad de la persona humana y el derecho que le asiste a vivir y desarrollarse en esa dignidad siempre ascendente y nunca en degradación.
Si todo animal y vegetal merecen respeto porque en ellos hay vida, ¡Cuánto más respeto merece el ser humano que tiene una serie de cualidades que lo asemejan a Dios!

¿Por qué surgen las divisiones?

A simple vista es apreciable que las divisiones, enemistades e incomprensiones, es el fruto amargo de los pecados. Pero no pierdo la fe en el Señor, porque he logrado sacar el bien y ver lo bueno de ese mal, aunque no pueda entender, pues no son más que debilidades humanas.
Para lograr una auténtica convivencia, ya sea familiar o social, es bueno experimentar la necesidad del mutuo respeto, los unos a los otros, porque somos humanos y no robots, y la tolerancia llega a un límite cuando surgen dificultades.
Cuando nos respetemos como hombres creados por Dios, se acabarán las  divisiones, los errores y abusos, es mejor quitar obstáculos y buscar soluciones, por el camino de la verdad y la justicia, para así salvarnos.
Como bien se nos invita en la Primera Carta de Pedro “Dar razón de la esperanza que está en nosotros” (1 Pedro 3,15)

El tiempo junto a Dios

Soy una simple creatura, insignificante para muchos. A simple vista mi vida es un eslabón invisible de una larga cadena.
Más para Dios las cosas no son así. Yo le importo desde que estaba en el vientre de mi madre.
Mi corto tiempo de peregrinar  lo trato de aprovechar para hacer valedera mi existencia, teniendo en cuenta motivos superiores  para actuar.
Son muy importantes los que caminan conmigo, o los que me pasan por el lado sin dirección alguna, cada uno es una riqueza y una responsabilidad para mi. También lo son los “hermanos” creados por Dios Padre, como los llamaba San Francisco de Asís: ya sea una flor, un animal, un árbol, un paisaje…
¡Demos gracias a Dios por el camino y los caminantes!.”Y les dio su bendición” (Gen. 1- 28)

¿Cómo lograr la escucha de la Palabra?

Enfrentar con fortaleza las situaciones que nos ha tocado vivir, porque hemos escuchado la Palabra es señal de madurez en la fe, pero ¿cómo lograrlo?
Hay que leer la Palabra, sobre todo el Evangelio, hay que orar y asistir a la comunidad cristiana, uno solo no puede andar los caminos de la fe. Como hija de Dios es mi compromiso, sembrar amor y paz en cada niño o joven de la catequesis que animo. Ellos también me hablan de Dios y me ayudan a entenderle. De modo que a escuchar también se aprende sirviendo.