Libre de temores

«Busqué a Jehová y él me oyó y me libró de todos mis temores» Salmo 34.4
Todos tenemos algún temor en la vida ya sea a situaciones pasadas,
presentes o futuras. El temor nos paraliza y nos da la sensación de que
hay algo que se nos va de las manos.
Hace poco pasé por una situación que llenó mi vida de temor. Sin saber qué
hacer o cómo resolverla, Dios dirigió mi pensamiento a su Palabra cuando
dijo el salmista «Busqué a Jehová», ahí está la clave, ir al lugar seguro,
a la presencia del mismo Dios y tener la plena certeza que Él te va a
escuchar porque el que busca a Dios, lo encuentra.
Pero no sólo te escuchará sino que también te librará de todos tus temores
sean personales, familiares, finacieros o laborales. Buscar a Dios es la
garantía para superar cualquier cosa que se levante por encima de ti.
Tomemos el ejemplo del salmista y nuestros temores se diluirán ante la
grandeza de Jehová, el Dios del universo.

El Dios en quien yo confío

¿Quién no ha pasado por circunstancias difíciles en la vida?, pero lo más complicado resulta cuando humanamente no podemos controlar ninguna de estas circunstancias. Actuamos hasta donde podemos. Controlamos conflictos personales, curamos enfermedades pero todo hasta un límite, la buena noticia es que en medio de situaciones que no podemos resolver por nuestros medios, podemos acudir a Dios confiados de que El tiene el absoluto control de cada detalle de nuestra vida. Leer más

Un encuentro con Jesús

Mateo 2:1-2
La época de Navidad es un tiempo muy esperado por ti. Quizás lo conviertes en el momento de preparar fiestas, visitar familiares y compartir regalos. Sin embargo, la Navidad puede significar para tu vida algo realmente especial ya que es una oportunidad más que Dios te da para tener un encuentro con Jesucristo.
En el tiempo del nacimiento de Jesús, muchas personas tuvieron el privilegio de encontrarse con Él, tal es el que caso de los magos que vinieron desde tierras lejanas. Estos hombres nos dejan una gran enseñanza, pues al ser hombres de ciencia con amplios conocimientos de astronomía, no se envanecieron sino que  invirtieron en un viaje desde el Oriente hasta Jerusalén, para tener un encuentro con el rey de los judíos. Entendieron que por encima de todo conocimiento, necesitaban a Jesús.
Esta Navidad es una oportunidad para que abras tu corazón a Jesucristo, pues sólo Él puede perdonar tu pecado, sanar tus heridas y darte una nueva vida. Es tiempo de que tú y yo tengamos un encuentro personal con Jesús.