¿Me amas?

¿Me amas?… Sí, tú sabes que te amo (Jn 21, 15-19)
Eso es lo que realmente importa: si amamos. Pedro había traicionado a Jesús, no tuvo valor para decir la verdad ni siquiera frente a una pobre criada. Pero el Señor no le pide cuentas, sólo pregunta por el amor.
Si hay amor la traición sólo puede ser fruto de la debilidad y por tanto hay remedio, lo prueba la cruenta muerte (y por tanto la gloria) a que se enfrentó Pedro años más tarde… al final el amor se impone.
¿Cuántas veces he traicionado?¿cuántas veces lo has hecho tú?¿cuántas veces negaste la verdad que tanto falta en Cuba…¡frente a una criadita!?¿cuántas veces flaqueamos y no damos el cariño, el pan, la paz, que necesita tu familia, tus amigos…? Si amas, hay una salida: «tira la red a la derecha» (Jn 21,6), o sea, vuelve a intentarlo. Te espera un banquete en la orilla. (Jn 21,6)

SI LO QUIERO…Él te habla hoy

SI LO QUIERO…
Insistió Jesús por tercera vez: «Simón Pedro, hijo de Juan, ¿me quieres?»
Pedro se puso triste al ver que Jesús le preguntaba por tercera vez si lo
quería. Le contestó: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.»
Entonces Jesús le dijo: «Apacienta mis ovejas». Juan 21, 17
Como Pedro, ¿le digo a Jesús: tú sabes que te quiero?

SI ESCOJO LAS OBRAS DE DIOS… Él te habla hoy

SI ESCOJO LAS OBRAS DE DIOS…
Por eso, les aconsejo ahora: olvidense de estos hombres y déjenlos en paz.
Porque si esta idea o esta obra es de los hombres, se destruirá por sí sola;
pero si viene de Dios, no podrán destruirla. No sea que estén luchando
contra Dios. Hechos 5, 38-39
¿Sé diferenciar las obras de Dios, basadas en el amor, la reconciliación, la
esperanza, la paz, de aquellas que se basan en el odio, el rencor, la guerra
y el pesimismo?