¿Dónde está el Rey que ha nacido?

Fue la pregunta de los magos del Oriente que habían visto la estrella y la habían relacionado con el Niño que cambiaría el mundo. Muchos en Cuba hoy, por muchas razones no se hacen esa pregunta, no saben de Cristo, aunque la felicitación navideña se esté volviendo a poner de moda.
Esa es la función de la estrella, anunciar que un Rey ha nacido. Esa es también una de las funciones de los cristianos aquí. Mostrar a otros que hay algo más que puede elevar y mejorar definitiva e irreversiblemente nuestras vidas.
¡Se estrella para otros! No te preocupes de que muchos no hagan caso de la luz, siempre habrá unos “magos” que emprendan un camino nuevo, en busca del Rey.