La gente buena

LOS PRIMEROS…

 

Y ¿siempre hace falta un milagro para que alguien sea reconocido beato? En general sí. Pero… si la persona ha sido reconocida mártir no requiere un milagro para su beatificación. 

Mártir, lo dice el diccionario, es la persona que padece muerte por amor de Jesucristo y por sostener la verdad de sus creencias.

El primer beato nacido en Cuba fue un mártir, aunque no el primero: José López Piteira. Había nacido en Jatibonico, el 2 de febrero de 1912.  En 1916, sus padres regresaron a España y con ellos sus hijos nacidos en Cuba. José entró con 16 años en el noviciado de los Padres Agustinos en Madrid. Durante la guerra civil española fue fusilado en Paracuellos de Jarana, cerca de Madrid, en 1936, por su condición de religioso.

El primer ejemplo, lo tenemos en los primeros mártires cubanos, que se conocen como los mártires de la Florida. En 1549, un grupo de religiosos dominicos y franciscanos parten desde La Habana, a predicar la Palabra de Dios en La Florida; allí, 12 de ellos son martirizados por los indios que habitaban la zona. Entre ellos están Luis Sánchez y Tiburcio Osorio, ambos nacidos en Cuba.

Como vemos, entre nuestros beatos y santos, unos son cubanos de pura cepa, nacieron en esta tierra; otros nos adoptaron en el corazón, vivieron o murieron en Cuba sin haber nacido en la Isla.  Unos son antiguos y otros recientes,  la lista es larga…

Él te habla hoy



Cuando Jesús se fue, lo siguieron dos ciegos, gritando: «Ten piedad de
nosotros, Hijo de David.»
Al llegar a la casa, los ciegos se le acercaron, y él les preguntó:
«¿Creen que yo puedo hacer lo que me piden?»
Ellos le respondieron: «Sí, Señor.»
Jesús les tocó los ojos, diciendo: «Que suceda como ustedes han creído.»
Y se les abrieron sus ojos.
Mateo 9, 27-31

¿Tengo constancia y confianza en mi oración?